No por miedo a errar vas a dejar de jugar.

Mi foto
Simpática, sociable, divertida, positiva, creativa, comprensiva, extrovertida, decidida, justa, compañera, alegre, respetuosa, sincera, apasionada, amable, humilde, amigable, solidaria, llamativa, neutra, segura, fiel, carismática, imaginativa, puntual, directa, defensiva. Miedosa, impulsiva, distraída, sensible, egoísta, vengativa, rencorosa, vaga, cabeza dura, charlatana, arriesgada, impaciente, orgullosa, inquieta, celosa, contestadora.

martes, 4 de enero de 2011

Dos mil diez, siempre te recordaré.

Dos mil diez ¿qué decirte? Tendría que haberte hecho esto antes, pero tengo mucho en la cabeza, no me ordeno... no encuentro un equilibrio todavía.
Te comencé normal... unas vacaciones lindas, no me tuve que esforzar nada para estudiar en febrero. Llegó marzo, era la primera vez que tenía ganas de emepzar el colegio, de empezar mi último primer día de clases, mi último año en esos bancos, en esa aula, en ese lugar. A la vez no quería empezar, porque sabía que iba a terminarse... por un lado no veía la hora de que suceda, pero por el otro tenía miedo de llegar al final y querer estan en marzo nuevamente. Marzo trajo muchas espectativas, emociones, alegrías, gente nueva, amigos nuevos... trajo sobre todo mucha espectativa de vos.
A medida que pasaban los días en el colegio todo se ponía mejor, con nuestro líos, nuestros sermones de que éramos el peor curso, que nadie nos quería, que éramos los malos, y sin embargo nos importaba poco eso, hacíamos notar que éramos esos quilomberos que no quería el colegio pero a la vez pedía a gritos. Llegó el momento de los buzos; costó decidirnos pero adivina qué, el color que yo tiré como opción al aire al final quedó, y fue blanco, con negro y aguamarina (ese). Llegó la tan ansiada entrega, tuvimos problemas... no estaban terminados, les faltaba el cuello si mal no recuerdo, pero los recibimos para festejar. Fue un festejo de tres horas si mal no recuerdo, o más... fue increíble, terminó bastante feo pero hoy lo recordamos como una anécdota más. Con las vengalas mi buzo se prendió fuego pero no importa, lo volvimos a hacer aunque nunca me hicieron el logo del curso, pero el buzo lo use tres veces contadas nomás.
Seguían pasando los días, me acerqué más a otras personas, con otras al revéz... hubo de todo en el medio, peleas, reconciliaciones, mal entendidos, de todo... Y seguían pasando los días y se acercaba el tan ansiado Bariloche. Al principio estaba tranquila, después me puse ansiosa, luego no tenía muchas ganas de ir pero cuando se acercó quería irme lo antes posible. El viaje fue increíble, el mejor de mi vida, la mejor experiencia, irrepetible e único, nada igual. Me acerqué más a otras personas, y me llenó de recuerdo hermosos que hoy todos los días los pienso.
Todo continuó normal, el pre-Bariloche vino con todo, se extrañaba, se estudiaba menos de lo que se estudiaba antes de ir... El colegio se volvió una zona de siesta, donde sólo iba al colegio a disfrutar y dormir literalmente, no sacaba ni una hoja. Sinceramente pasé mañana hermosas y las últimas fueron las mejores.
Terminé llevándome siete materias y una previa.
Llegó diciembre, tenía que ponerme a estudiar... lo hice a medias.
Llegó la tan ansiada, la tan esperada y preparada fiesta de egresados el cinco de diciembre que, no lo digo de presumida ni mucho menos, aunque muchos colegio creyeron superarnos o dijeron varias cosas la verdad fue la mejor, no sé si porque fue mía, porque yo la viví y disfruté a pleno, o qué; además de que tuvo la re preparación, decorado buenísimo, videos de famosos mandándonos saludos a nuestro colegio (que eso nunca ninguna la tuvo), videos, de todo... fue una noche soñada.
Llegó mi cumpelaños número dieciocho, la verdad no la pasé bien.

Rendi la previa bien, la que seguía mal; después tenía dos en un día de las cuales una rendí bien y la otra mal. Me enteré que tenía una derecho a marzo... a una no me presenté, la otra la rendí mal, y a otra tampoco me presenté. En total tengo seis en febrero/marzo, lo cual volvió loca a mi mamá, está alteradísima. Esto me trajo un tiempo que hasta el día de hoy sigue donde vivimos discutiendo, no hago nada, estoy bien lejos de casa o con personas que quiero, pero después me deprimo y la paso mal... llegué al límite de querer mandar todo a la mierda pero algo adentro mío me dijo que no, que de mi última brazada y lo estoy haciendo ahora que te fuiste, 2010, y comenzó el que te sigue. Terminaste bastante mal... aunque con un festejo muy lindo, pero los días previos a tu último día fueron muy malos...
Aún así fuiste el mejor año, porque lo malo que pasó lo tapan los momentos hermosos que pasé y volvería a repetir, porque me hicieron feliz, me hicieron ser quién soy. Gracias, dos mil diez, por entrar a nuevas personas a mi vida, por abrirme los ojos en alguna cosas, y por lecciones que me diste.
Ailu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ahórrate comentarios innecesarios.