No por miedo a errar vas a dejar de jugar.

Mi foto
Simpática, sociable, divertida, positiva, creativa, comprensiva, extrovertida, decidida, justa, compañera, alegre, respetuosa, sincera, apasionada, amable, humilde, amigable, solidaria, llamativa, neutra, segura, fiel, carismática, imaginativa, puntual, directa, defensiva. Miedosa, impulsiva, distraída, sensible, egoísta, vengativa, rencorosa, vaga, cabeza dura, charlatana, arriesgada, impaciente, orgullosa, inquieta, celosa, contestadora.

miércoles, 13 de abril de 2011

El pescador

Un banquero de inversión americano estaba en el muelle de un pueblito costeño mexicano cuando llegó un botecito con un solo pescador. Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño. El americano elogió al mexicano por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo le había tomado pescarlos.
- Sólo un poco tiempo - respondió el mexicano.
- ¿Por qué no permanece más tiempo y recoge más mercadería? - preguntó el americano.
- Tengo lo suficiente para alimentar a mi familia - contesta el mexicano.
- Pero... ¿qué ahce usted el resto del día? - preguntó intrigante el americano.
- Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siesta con mi señora, María, voy todas las noches al pueblo donde tomo algo y toco guitarra con mis amigos. Tengo una vida ocupada y amena - contestó el mexicano tranquilamente.
- Soy un financiero de Harvard y podría ayudarte. Deberías gastar más tiempo en la pesca y con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrías comprar varios botes, eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros - replicó el americano.
- ¿Para que necesito hacer eso? - le preguntó el mexicano.
- Usted no entiende como funciona esto. Usted puede llegar a tener una flota de botes perqueros y en vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente a un procesador, e incluso abrir tu propia procesadora. Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Deberías salir de este "mugroso" pueblo e irte a Ciudad de México, luego a Los Ángeles y seguidamente a Nueva York, donde manejarías tu empresa en expansión - replicó nuevamente el americano.
- Pero, ¿cuánto tiempo tarda todo eso? - preugntó el pescador mexicano.
- Entre 15 y 20 años - contestó el americano.
- ¿Y luego qué? - nuevamente preguntó el mexicano.
- Cuando llegue la hora deberías anunciar un IPO (Oferta inicial de acciones) y vender las acciones de tu empresa al público. Te volverás rico, tendrás millones - dijo el americano riendo.
- Millones ... ¿y luego qué? - volvió a preguntar.
-Luego te puedes retirar. Te mueves a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, ir todas las noches al pueblo donde podrás tomar licor y tocar guitarra con tus amigos libre de preocupaciones - contestó el americano.
- Y... ¿acaso eso no es lo que tengo ya? - respondió el mexicano.


Esta historia me la contó mi novio hace unas semanas y me dejó pensando mucho y ayer hablando con un amigo sobre temas importantes de la vida reflexionamos bastante y me di el lugar a pensar (como lo hago siempre) de entender que la vida no es sólo responsabilidades y malos días, trabajo y estudio, la vida no es hermosa por no hacer nada, por tener plata y no necesitar de nada más, por tener comodidad y una casa enorme con pileta. La felicidad está en las pequeñas cosas, en la sonrisa de tu hijo, en un abrazo con tu hermano, en un beos con tu pareja y una tarde con amigos. La felicidad está en pequeños momentos que la gente no sabe disfrutarlos, como un viaje en colectivo, una charla por teléfono, una película acompañados. Son mínimas cosas que peuden alegrarte el día y darte más fuerza para hacer lo que tengas que hacer.
Uno no sabe que pasará en el futuro y muchos se esfuerzan estudiando y trabajando pensando que así tendrán un futuro perfecto. No digo que esté mal, todos tenemos que esforzarnos en eos para prograsar y en caso de problemas ser profesionales en algo y poder salir adelante teniendo experiencia y noción de lo que sucede, por eso es importante el estudio y el trabajo. Peor nadie nos asegura que trabajaremos de lo que estudiemos, o lo que estudiemos nos sirva de algo. Terminamos trabajando para sobrevivir a esta sociedad y estudiamos porque en esta misma sin un título no podemos conseguir grandes cosas.
Mi punto no es irnos a vivir todos a un muelle y pescar y comer pescado el resto de nuestras vidas, sino abrir los ojos y darnos cuenta de que la felicidad está en las pequeñas cosas, y ese hombre, el pescador mexicano, eligió vivir fácil y disfrutar mucho de su vida en términos medios. Si tenemos la posibilidad de crecer, crezcamos, pero no dejemos de lado las cosas que nos ahcne feliz y nos hacen personas... y sobre todo, si vamos a luchar por algo o invertir tanto tiempo de nustras vida en algo en aprticular, sea un estudio, un trabajo, o lo que fuese, tengamos siempre en mente por qué lo hacemos, tengamos en mente que es por disfrutar más a nuestros hijos, estar más con nuestra pareja y ver más a nustros amigos. No olvidemos por lo que vivimos.

A mi me hace feliz ver a mis abuelos felices, riendo o estando orgullosos de mi. Me hace feliz estar tirada en el pasto riendo con mis primas y mi hermana, o las noches con Abril sin dormir donde todo mi tiempo es para ella. Me hace feliz ver que la gente que amo se divierte y es feliz, y todo les sale como quieren. Me ahce feliz ver como a mi me salen las cosas bien sin lastimar a nadie. Me hace feliz ver como mi perro se emociona cuando llego a casa y no se siente solo, cuando le digo que venga a dormir conmigo. Me hace feliz la forma en que me mira y me trata mi novio y me hace sentir tan especial. Me hace feliz una salida, una juntada con amigos o indivicualmente y poder hablar de la vida y entendernos tanto que nos terminemos abrazando y diciendo cuánto nos queremos.
Esas cosas me hacen quién soy y son el motor de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ahórrate comentarios innecesarios.