No por miedo a errar vas a dejar de jugar.

Mi foto
Simpática, sociable, divertida, positiva, creativa, comprensiva, extrovertida, decidida, justa, compañera, alegre, respetuosa, sincera, apasionada, amable, humilde, amigable, solidaria, llamativa, neutra, segura, fiel, carismática, imaginativa, puntual, directa, defensiva. Miedosa, impulsiva, distraída, sensible, egoísta, vengativa, rencorosa, vaga, cabeza dura, charlatana, arriesgada, impaciente, orgullosa, inquieta, celosa, contestadora.

viernes, 10 de abril de 2009



Amanezco enroscada en las sábanas, abrazada a tu pecho sintiendo tu brazo enroscado en mi espalda hasta llegar a la cintura. Abro lentamente los ojos, donde el sol me penetra dejándome casi sin visión, y al subir la mirada puedo visualizar la hermosura de tu rostro al estar descansando. Duermes profundamente y yo no puedo dejar de observarte y sentirte tan mío; desde el momento que abrí los ojos y te sentí no pude creer que estaban nuestros dos cuerpos yacidos en esa cama recostados y tu durmiendo en la misma y exacta posición como la última vez que te había visto hace un par de horas cuando me llenabas de innumerables caricias.
Espero impaciente a que muestres un gesto de que no estés dormido,
de que rápidamente abras los ojos y mires que te estoy observando para darme uno de tus tan ansiados besos, pero sigues allí descansando cómodamente mientras yo acaricio tu cara y entierro mi cabeza cada vez más en tu pecho para sentirme más cerca y tuya que siempre.
De pronto siento que te mueves y vuelvo a mirarte
luego de haber cerrado los ojos por estar tan bien cobijada en tus brazos sintiendo el calor y la ternura que me trasmites hasta estando dormido; abres muy despacio tus ojos, me observas y sonríes; yo también te sonrío. Te repito que te amo, como tantas veces te lo había aclarado antes de dormirnos, y tu me abrazas más fuerte y me contestas un ‘yo también’ simbolizado en besos y miradas hermosas que compartimos en ese momento, intercambiando sentimientos con solo cruzar los ojos e intercalar los labios.
Lentamente recostaste nuevamente tu cabeza en la almohada, abrazándome, y yo te imité quedándonos frente a frente mirándonos y sin despegar los labios por minutos, sin embargo más tarde cerraste muy despacio los ojos y yo me coloqué en
tu pecho como lo había hecho anteriormente; y así juntos, más que siempre y abrazándote con más fuerza que nunca, continuamos durmiendo para que más tarde cuando despertemos nuevamente volvamos a revivir el mismo momento.
Ailu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ahórrate comentarios innecesarios.